Tengo fama de hormiguita y la verdad es que sí, que cuando del tema económico se trata, me considero bastante previsora y prudente. Y es que en una casa con tres niños o buscas fórmulas para ahorrar y controlar gastos o ¡puede ser una ruina! Hoy os dejo mis “hits” para que el hecho de ser trimadre no signifique gastar el triple.

1-. ALIMENTACIÓN DEL BEBÉ: Desde luego si podéis y las circunstancias os lo permiten, lo más económico es la lactancia materna. En mi caso no ha sido posible y he tenido que recurrir a la lactancia artificial por lo que compro la leche y los cereales de Lucas por internet. Tenía claro la marca que quería (la misma que les di a R1 y D2) y después de estar dos días buscando webs, viendo ofertas y comparando precios, cada mes hago un pedido de leche y cereales para el peque a un precio más económico que si lo fuera comprando cada semana en una tienda física.

2.- USAR MUEBLES EVOLUTIVOS: Los bebés crecen enseguida y sus necesidades cambian al mismo ritmo. Por lo que una buena opción es comprar muebles que se vayan adaptando a su crecimiento.

Trona evolutiva

3.- CONSUMO COLABORATIVO: Muy normalizado ya en Europa y en pleno auge aquí en España. Me declaro fan total del consumo responsable y del hecho de darle una segunda oportunidad al material o prendas en perfecto estado que familias ya no necesitan para que otras las puedan seguir usando. Hay webs de compra venta de material escolar, libros de texto, como por ejemplo Relibrea y por supuesto nuestro proyecto de compra venta de ropa de segunda mano de ropa infantil El Baúl de Lucas. Con este tipo de plataformas podemos conseguir un dinerito extra vendiendo las cosas nuevas de nuestros hijos a otras familias que lo necesiten y al mismo tiempo ahorrar comprando más baratito. Incluso los videojuegos de R1 y D2 los vendemos cuando se cansan de ellos y muchas veces compramos otros de segunda mano.

4.- APROVECHAR REYES Y CUMPLEAÑOS PARA QUE REGALEN A LOS NIÑOS COSAS QUE NECESITAN: Sobretodo con la familia que siempre hay más confianza… Se acabó eso de malgastar en regalos de los que se van a cansar enseguida y que sólo son caprichos para los niños.

5.- PLANES DE AHORRO DESDE EL NACIMIENTO: Esto es un ahorro a largo plazo pero estoy convencida que me alegraré el día de mañana. Cada uno de mis tres cachorros tiene su plan de ahorro desde que nacieron con una aportación periódica. No hace falta ingresarles un dineral cada mes. En mi caso sólo les aporto 20 €/mes y como me lo cargan directamente en la cuenta para mí es como si fuera un recibo más. De otra forma no podría hacerlo porque no nos engañemos, ¿quién es capaz de meter veinte euros todos los meses en un sobre durante años sin fallar ni uno y sin coger algo en un momento de necesidad? Además, cuando por alguna ocasión especial han recibido dinero de los abuelos o de los tíos y no les hacía falta nada en eso momento, en lugar de comprarles algo por comprar, se lo he ingresado en su plan, que en un futuro seguro que será un ahorro bien aprovechado.

6.- VACACIONES CON NIÑOS: Está claro que siendo familia numerosa o tienes unos ingresos envidiables para poder pagar habitaciones familiares en hoteles o hay que buscar otras opciones. En nuestro caso hemos optado por los campings. Es tres veces más barato y a los niños les encanta, que al fin y al cabo es de lo que se trata. Para salidas esporádicas en épocas del año donde no acompaña tanto el buen tiempo, también optamos por el consumo colaborativo acudiendo a webs como por ejemplo Airbnb donde podemos buscar un piso o apartamento que se adecúe a nuestras necesidades y en las zonas que elijamos de las ciudades que visitamos, mucho más baratito que un hotel.

20160703_111124

7.- APROVECHAR LAS REBAJAS A UN AÑO VISTA: Esta técnica la he usado sobre todo con los abrigos, pijamas y ropa interior cuando han sido bebés, que sí o sí sé que cada año necesitan una talla más. En el remate final de las rebajas de invierno les compro los abrigos, plumas, etc. para el próximo invierno. ¡He llegado a ahorrar hasta un 80%!

A todo esto por supuesto hay que sumarle la educación de los niños basada en un consumo responsable y no abusivo, en el ahorro de energía y recursos (aprovechando luz solar y no dejándonos luces encendidas en casa, cerrando el grifo mientras se lavan los dientes, aprovechando las libretas del cole a medio terminar para apuntes en sucio…) y enseñándoles que no les es necesario poseer todo lo que ven por la tele o sus amigos tienen para tener una vida plena y feliz.

¿Y vosotros? ¿Qué hacéis para tener familia sin arruinaros en el intento?

Como siempre… ¡besazos a tod@s!