Sí, sí y síiiiiiiiiii!!!!! Lo reconozco!!! Entono el “mea culpa”!!! Soy una malamadre!!!!  Pero después de 21 meses que tiene Lucas…. ¡¡estoy deseando que empiece la guarde!!

Uff… por fin… lo solté. 

Hoy estoy en modo desahogo, pero es que estoy muuuuuy saturada.

Desde que Lucas nació, al trabajar en casa, en ningún momento se me pasó por la cabeza llevarlo a la guarde. ¡Ni loca! Mi niño con su madre que es donde mejor iba a estar. Cuando hace años tuve a R1 y D2, la situación no era la misma así que tuvieron que ir a la guarde muy pequeñitos y si tenía la oportunidad, no quería que con Lucas ocurriera lo mismo.

La verdad es que no sé en qué momento exactamente me he empezado a “quemar”… Al principio todo era maravilloso. Iba a poder disfrutar de la maternidad 100%, en casa, con mi niño, trabajando cuando él duerme, pudiendo cuidarle las 24 horas del día sin sentimientos de culpabilidad por tener que despertarle tempranito para ir a la guarde y ahorrándole los madrugones fríos de invierno… Y a medida que pasaban los meses y a mi niño no le hacía falta tomar ningún medicamento porque sencillamente no caía enfermo, pues más segura me sentía de que estaba haciendo lo correcto.

Pero ay, señoras mías! Después de 21 meses ejerciendo de madre las 24 horas del día de todos los días… va a ser cierto eso que me decían de que necesito ciertas horas al día (aunque sean pocas) para ejercer de individuo.

Sí, sí… de individuo o individua, como se diga. Lucas hace mucho tiempo que ya no duerme durante el día, sólo en la siesta (por lo que me cuesta mucho encontrar momentos en los que trabajar concentrada). Es un niño alegre, cariñoso y tremendamente inquieto y curioso, por lo que necesita vigilancia constante… por lo menos cada diez segundos , porque sino… la lía. ¡¡Vaya si la lía!!

                                            IMG-20170828-WA0003[1]               IMG-20170828-WA0002[1]

Y yo… aunque me cueste reconocerlo (que mis amigas bien lo saben, que me ha costao…), necesito trabajar concentrada, fregar una habitación mientras no me ensucian las otras dos, ducharme en más de dos minutos, volver a “perder tiempo” en echarme crema hidratante, depilarme tranquilamente, hacer running yo sola sin carrito (y sin niño en el carrito), que lo que limpio dure limpio más de diez minutos y un largo etcétera… pero sobretodo necesito volver a ser Sandra a secas, aunque sea durante dos o tres horas al día (tampoco pido tanto), y el resto de horas seguir siendo y disfrutando de ser Sandra mamá, que también me encanta y en realidad es lo que más me gusta .

El día que llevé por primera vez a la guardería a R1 y D2, lloré desconsolada. El próximo 11 de septiembre Lucas empieza la guarde, y os aseguro que me bailaré un fandango!!! 

¿Y vosotras? ¿Tuvistéis que dejar a vuestros cachorros muy pequeñitos en la guarde? ¿Habéis podido disfrutar de ellos más tiempo? ¿Cómo lo lleváis o habéis llevado? ¿Tan malamadre soy por desear como agua de mayo que llegue el día 11?

¡Contadme que soy toda !

Por cierto, por aquí os dejo un avance de la temporada de otoño de niña de mi Baúl. El de niño… en unas semanas.

Vestido niña y árbol burdeos

IMG-20170814-WA0042

IMG-20170814-WA0041

IMG-20170814-WA0033

IMG-20170814-WA0025

IMG-20170814-WA0019

IMG-20170814-WA0018

Besitos churris!! Nos vemos baulukeando por la web o por Face!!

El Baúl de Lucas