¡Hola de nuevo! Hoy me atrevo a daros un par de ideas que he aplicado en las habitaciones de mis hijos. Aunque no soy ni de lejos una experta en ello, me encanta la decoración, pero mucho más me gusta ser práctica. Y con tres niños en casa ser práctica se ha convertido en una virtud esencial.

Os cuento… En la habitación de mi hijo mayor, Raúl, el problema es que al tener la cama pegada a la pared, y ser la cama para él no sólo un mueble para dormir, sino que le encanta tumbarse en ella en cualquier momento del día, sus pies siempre estaban apoyados en la pared con los consiguientes roces y suciedad en ella. Y yo, lo reconozco, ni me gusta ni tengo tiempo y además se me da fatal, quitar las manchas de la pared. Además se unió que mi hijo empezó  a querer colgar posters en su habitación de sus ídolos futbolistas y esto también me iba a estropear las paredes…

Solución: revestir la pared con un friso de madera de suelo a techo. Mi hijo ya puede apoyar los pies en la pared sin que a su madre le dé un parraque y cuelga y descuelga los posters con masilla especial cuantas veces quiere sin que la pared se estropee. Además, le da un toque muy acogedor a la estancia…

20160630_112319[1]

 

Al quedarme embarazada de Lucas, al mediano, Dani, decidí cambiarlo de habitación. Dani es el más descuidado así que sabía que con el tema de la pared al lado de la cama iba a tener el mismo problema. Así que directamente, al comprarle la habitación nueva, pedí que en el lateral de la cama me incluyeran un panel para proteger la pared. Lo chulo ha sido en la pared que quedaba libre frente a la cama. La hemos pintado entera con pintura efecto pizarra. Luego compramos unos listones de madera en el mismo color que los muebles de la habitación para simular un marco y Dani ha conseguido una pizarra gigante en su habitación. Tanto él como yo estamos encantados. Podemos practicar los temas del cole, jugar al ahorcado o simplemente dibujar lo que le apetece. Para compensar el color verde oscuro que escogí para la pizarra, las otras tres paredes las pintamos en un gris muy tenue y los muebles de la habitación los escogí blancos. A mí desde luego me ha gustado el resultado.

 habitación Dani 2                  habitación Dani 1

 

No tienen nada que ver con las fotos que se ven en las revistas de decoración de casas enormes y profesionalmente decoradas, pero son las de mi familia y a mí me gustan.

¡¡¡Besos y abrazos para tod@s!!!!